Follow by Email

viernes, 7 de octubre de 2011

Consejos para podar. Arquitectura de las plantas.

Cada especie vegetal tiene su propia arquitectura que no es más que la disposición de todos los elementos que la integran en el espacio.  En la medida en que la planta crece y se desarrolla va mostrando el patrón o diseño que tiene predeterminado en su genética.

Si observamos con detenimiento, algunos árboles crecen con preponderancia a ser erguidos o verticales,  mientras que otros, tienden a extender más sus ramas horizontalmente.

La distribución de los elementos, tronco, ramas, hojas  constituyen la arquitectura y varía entre especies, tambien las raíces, que son la parte de las plantas que generalmente no vemos, tienen su arquitectura. 
Esta disoisición de elementos se atribuye a puntos de activo crecimiento que existen en las plantas y que se denominan yemas.
Existe una yema apical y yemas laterales distribuídas en el tallo principal y en las ramas, con un perfecto balance o coordinación entre la actividad de cada una de ellas. Este crecimiento  o desarrollo depende de factores internos tales como la edad de la planta, reguladores de crecimiento u hormonas,  la estación del año, el ataque de algún patógeno, la nutrición  y de factores externos como la fertilización y la poda.

La poda es una herramienta que nos permite darle forma a la planta, estimular el brote de flores y frutos y eliminar partes muertas o enfermas.
En la figura se muestra una guía con la forma correcta de realizar el corte durante la poda.
1. Corte correcto
2. Demasiado lejos de la yema
3.Mal ángulo
4.Corte descuidado
5. Demasiado cerca



Los cortes deben ser lipios evitando el desgaroo o daño del tejido, y se realizarán inclinados hacia afuera de la yema.

Dependiendo de la severidad de los cortes, la poda puede ser ligera, moderada o vigorosa, tal como se muestra en siguiente figura.
La poda ligera sólo elimina los ápices o puntas hasta 1/4 de la longitud del brote, la moderada deja 1/2 hasta 1/3 de los ápices y la severa o vigorosa en la cual se corta gran parte de la planta quedando reducida hasta 1/4 ó  1/3.

En una poda básica o normal se comienza cortando primero las ramas muertas o enfermas, también las que sean más cortas y delgadas que el resto y las que crezcan hacia el centro. Luego se podará el resto, tratando de que llegue la luz y el aire al centro de la planta manteniendo en  lo posible su forma original.

Uno de los ejemplos de poda más severas, minuciosas y constantes, es la utilizada para moldear los bonsai, en los cuales el crecimiento de grandes árboles es restringido hasta lograr que expresen su arquitectura y vivan en macetas muy pequeñas.






ladoctoradelasplantas@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario