Follow by Email

jueves, 29 de septiembre de 2011

Ahorre dinero multiplicando sus plantas

Durante su ciclo de vida, las plantas crecen desarrollando raíces, tallos y hojas constantemente. Por ello se dice que son de crecimiento indeterminado. Basado en este proceso surgen las labores de jardinería y vivero en las cuales el objetivo principal es obtener plantas a partir de las plantas existentes, llamado propagación vegetativa o multiplicación asexual. Se podría decir que con la reproducción asexual, muchas plantas tienen la capacidad de formar perfectos clones de ellas mismas, de una manera perfecta y natural. Por ello, si usted ya tiene plantas en su jardín, terraza u oficina puede ahorrar mucho dinero multiplicándolas utilizando partes de ellas mismas.
En este tipo de propagación, una hoja, un trozo de tallo o un pedazo de raíz, se pueden usar para obtener una nueva planta, de modo que constituyen “semillas” vegetativas. Así, si usted tiene una planta que se pueda propagar usando trozos de tallo, como el caso de la cayena, la rosa, el croto, el palo de Brasil, lo único que tiene que hacer es cortar tantas secciones de tallos como plantas que quiera obtener y colocarlos en las condiciones mas favorables para que broten las nuevas raíces y las hojas. De este modo podrá obtener muchas plantas a partir de una que ya tenga.
Aunque no todas las especies se multiplican de la misma manera, algunas de ellas nos facilitan mucho el trabajo puesto que, generan pequeñas plantas a su alrededor. Son las que comúnmente decimos que “producen “hijos”, es común escuchar “regálame un hijito de esa planta”, este es el caso de la sábila, mala madre o cinta. En estos casos no hay que hacer más que sacar los “hijos” con cuidado de no romper las raíces y sembrarlos aparte.
A continuación les presento algunas técnicas de propagación vegetativa o asexual y las especies en las cuales las pueden aplicar, si usted ya las tiene en su jardín, atrévase a multiplicarlas y ahorrará dinero. Si nos las tiene puede comparar un menor número de plantas ya que en un corto tiempo las multiplicará, ahorrando dinero.
Plantas que se pueden propagar por hijos: al alcanzar la madurez muchas plantas emiten los llamados estolones o tallos rastreros en los cuales a intervalos casi constantes brotan nuevos hijos. Éstos se pueden separar de la planta madre y sembrarlos aparte,. Algunas plantas que generan hijos son: la mala madre, cinta o araña (Chlorophytum comosum ), fresa (Fragaria vesca), sábila (Aloe vera), y bromelias (Guzmania sp., Bromelia sp.).

Plantas que se propagan por hojas: en general todas las suculentas o crasas se pueden reproducir de esta manera, incluso muchas veces las yemas brotan en las márgenes de las hojas produciendo nuevas plantas, aún sobre la planta madre, como en el caso del kalanchoe (Kalanchoe sp.), la escarlata (Kalanchoe blossfeldiana), y otras como la violeta africana (Saintpaulia ionantha), coleus o cretona (Coleus blumei) y peperonia (Peperonia obtusifolia) en las cuales se corta una hoja completa y se entierra su eje en un substrato suelto o en agua, para estimular la formación de raíces.


Hoja de violeta en tierra abonada

Violeta africana (Saintpaulia ionantha)


Kalanchoe sp. 
Propagación por tallos: en este tipo de reproducción asexual, se corta una trozo de tallo con hojas y se separa para sembrarse aparte como una nueva planta. Puede incluso colocarse en agua por unos días hasta que se las raíces se desarrollen y luego pasaralas a tierra. Muchas especies vegetales presentan este tipo de reproducción, como por ejemplo: la boa (Epipremnum aureum), cucaracha (Trandescantia zebrina), caña amarga (Dieffembachia seguine).
Brote de una yema en tallo de Dieffembachia seguine y planta

Cucaracha o zebrina (Trandescantia zebrina)


Frutales exóticos para el patio

Experimentar una cosecha de frutos de su propio patio, es una experiencia gratificante. Así mismo, recibir una de estas ofrendas puede considerarse un privilegio. Todo ello debido a que cultivar y cosechar, es una actividad más que terapéutica Adicionalmente, compartir los frutos obtenidos sirve para estrechar vínculos familiares y amistosos.
Por otra parte, pensar en árboles frutales para el patio, usualmente nos evoca la infancia, cuando recogíamos frutos de semeruco o cerecitas de entre la hojarasca del suelo, recordamos su peculiar sabor cítrico y su particular olor. También nos vienen a la mente aquellos juegos entre árboles de guayaba, limoneros y bananos. Particularmente, recuerdo el patio del Sr. Manuel, “el boticario”, quien mostraba orgulloso sus árboles cargados de caimitos, icacos, aguacates, manguitos de bocado, granadas, los infaltables mamones y en un rinconcito, las guayabas. En este patio se desplegada toda una gama de sombras y de frescura, maravillosos olores, texturas y sabores que animaban el espíritu e inspiraban historias.
Hoy en día tener árboles frutales en nuestro patio es posible, debido al fácil acceso a gran cantidad de información sobre las diversas especies, la tecnología, la maquinaria moderna y de uso sencillo para la poda y dispositivos para el riego. Los
frutales, como comúnmente se denomina a árboles y arbustos que nos dan frutos comestibles, son especies perennes, es decir que viven durante muchos años, y policárpicas, lo que significan que dan frutos muchas vedes durante su ciclo de vida. Después de sembrado, un árbol frutal se demora unos 5 a 6 años para dar frutos, sin embrago, para algunas especies hoy en día se producen plantas injertadas que fructifican en menor tiempo. Otro aspecto que tienen en común los frutales es que requieren plena exposición solar y suficiente espacio para extender sus raíces y su copa.
A continuación se presentan aspectos sobre la morfología y cultivo de algunos frutales exóticos para el patio:
Semeruco, acerola, cerecita (Malpighia emarginata DC) 3-6 m de altura. Suelos pobres y secos. Distancia de siembra entre árboles: 3-5 m. Fruto: agridulce-ácido.
Caimito (Chrisophillum caimito L.) 4-12 m de altura. Suelos Fértiles y profundos o ligeros  arenosos bien fertilizados. Distancia de siembra entre árboles: 7-10 m. Fruto: agridulce 7-10 m. Dulce, jugoso, algo astringente.

Icaco, ciruela de algodón (Chrysobalanus icaco L.)3-4 m de altura. Suelos de textura arenosa-media. Distancia de siembra entre árboles 7-10m. Fruto de escaso sabor.
Granada (Punica granatum L.) 3-6 m de altura. No es exigente en suelos. Distancia de siembra entre árboles 3-5 m. Fruto ácido astringente.
Mamón, guaya (Melicoccus bijugatus Jacq.) 8-30 m de altura. Suelos profundos medianamente fértiles a fértiles. Distancia de siembra entre árboles 10-12 m. Fruto agridulce.
Consejo: si tiene oportunidad...atrévase a probar estos frutos que adicionalmente a su exótico sabor, contienen alto contenido de ácido ascórbico (Vitamina C)



miércoles, 28 de septiembre de 2011

Palmeras exóticas para el patio. ¿Qué palmeras puedo usar para dentro y fuera de casa?

A la hora de elegir un árbol tanto para exteriores como para interiores o cultivo en casa, se puede optar por las palmeras, cuyo aspecto exótico embellece el ambiente de una manera muy especial. En exteriores pueden plantarse en hileras o  formando grupos a diferentes niveles, en estos casos es común utilizar la palma abanico del desierto. Otras palmeras, resultan excelentes como ejemplares solitarios para redomas o centros de jardín, tal es el caso de la palma Bismarck. Así mismo, las palmas resultan muy decorativas en macetas para interiores.
Las palmeras, constituyen una parte importante y esencial de la vegetación de los trópicos y sub-trópicos, se conocen unas 3,800 especies de éstas.   No todas crecen en desiertos o en los bordes de playas. La mayoría crecen en lo más profundo de las selvas húmedas y oscuras, por lo que prácticamente  se desarrollan en un ambiente de sombra, sobre todo en su fase juvenil. Por esta razón, muchas de ellas pueden adaptarse y vivir como plantas de interior.
No existen diferencias en la morfología de este grupo de plantas, que conforman un biotipo llamado estípite, en el cual se observa un tallo largo sin ramas y un penacho de hojas en la parte superior. Sin embargo, cada palmera tiene su propio encanto puesto que pueden presentar hojas de diferentes formas y tamaños, dispuestas en el tallo de manera distinta, o coloración gris azulada, que las convierte en plantas muy vistosas.
Por ello, la forma y tamaño definitivo de una palmera que decidamos plantar es totalmente predecible.  Sus raíces fasciculadas o en manojo, son relativamente delgadas y no son peligrosas para muros, alcantarillas y pisos. Lo que sí es un aspecto a considerar al momento de trasportarla ó trasplantarla, es su peso, ya que por ejemplo, una pequeña palma de dátiles, con sólo un metro de tronco, puede pesar casi una tonelada. 



A continuación les doy unas recomendaciones sobre palmeras según el ambiente donde pueden ubicarlas:
Palmeras de Interior

Muchas de las palmeras que se pueden cultivar dentro de la casa, necesitan sólo un mínimo de cuidado y atención para crecer bien, otras son más exigentes en atenciones.

En cuanto a la luz: la mayoría de las palmas de interior requieren luz brillante e indirecta. La luz directa a través del cristal, sobre todo en verano, pueden quemar las hojas de la planta e incluso matarla. Las palmas se pueden proteger del sol directo mediante toldos o persianas. Algunas pueden tolerar una luz escasa, entre ellas se incluyen la palma bambú (Rhapis excelsa), la palma de dátiles (Phoenix roebelenii) y la palmera de cola de pescado (Caryota mitis), no obstante, se desarrollarán mejor con buena luz. Respecto al a temperatura: las palmas se desarrollan en clima cálido, sin embargo, es sorprendente que algunas puedan resistir heladas cortas como es el caso de la palma abanico del desierto. En cuanto al riego y la fertilización: hay que dejar que la superficie del suelo se muestre seca para proceder al riego, empapando el suelo. Las palmas son exigentes en nitrógeno. Se pueden fertilizar una vez al mes. En el caso de exteriores debe fertilizarse al inicio de lluvias. Por el contrario las palmas en maceta no deben abonarse en exceso, ya que produce quemado de las puntas de las hojas.

Palmeras de Exterior

Lo único que se requiere para cultivar palmas en exteriores, es el espacio adecuado, ya que tanto el tallo como el penacho de hojas llega a alcanzar grandes dimensiones. La palmas para exteriores son predominantemente de crecimiento más bien lento y requieren muy pocos cuidados, sólo quitar las hojas muertas, que si no se desprenden deben ser cortadas con una sierra o podadora.

Terrazas con flores…un lugar para disfrutar del color

Las terrazas son áreas que pueden convertirse en un sitio para reuniones familiares, veladas con los amigos y momentos de relajación y meditación, al tiempo que se pueden usar con criterio ecológico, en cuyo basamento, las plantas juegan un papel protagónico. Todo dependerá de la manera en que diseñemos la terraza, el tipo de accesorios y muebles que utilicemos y sobre todo, de las plantas que incorporemos para darle el toque natural que es tan importante.

Para ello, se pueden escoger plantas de distinto tamaño y recursos decorativos variados tales como macetas, jardineras, cestas colgantes, fuentes y estanques. También es importante jugar con el color, ya que hoy en día se consiguen macetas de mosaicos muy coloridas, las cuales en combinación con el verde de las hojas y los colores de las flores, forman composiciones realmente encantadoras. Por otra parte, si disponemos de tiempo, se puede usar la terraza como un área para cultivar plantas ornamentales raras o exóticas que podemos mostrar en nuestras reuniones con gran orgullo, y que serán un buen tema de conversación.
A continuación les presento cuatro especies con flores, que se adaptan bien a terrazas en terrazas.
Cala (Anthurium andreanum): florece casi todo el año. Debe colocarse en ambientes húmedos, por lo que resulta útil asperjar sus hojas con agua. Requiere temperaturas cálidas y riegos frecuentes. Es preferible colocar las plantas de cala o anthurium en un lugar de la terraza bien iluminado pero donde no se exponga a correintes de aire. Es ideal para mantenerla bajo tela de sombreo o debajo de grandes helechos.
Ixora (Ixora coccinea): florece casi todo el año. Se adapta bien en áreas con mucha iluminación y hasta en pleno sol. Requiere de riegos frecuentes. Después de la floración es recomendable asperjarla con agua. Podemos encontrar ixoras de varios colores para hacer hermosas combinaciones, las hay con flores rojas, naranjas, rosadas y blancas. Si la terraza tuviera espacio suficiente, la ixora es ideal para formar setos floridos como contorno en macetas rectangulares y largas.
Begonia (Begonia semperflorens): es una planta que se cultiva fácilmente en macetas. Es ideal para armar canteros, ya que por su floración continua y su rápido desarrollo forma plantas tupidas y da la impresión de una sola. Aunque sus flores son pequeñas, brotan todo el año y poseen un color intenso que se extiende a sus pedicelos, con un arreglo muy especial. Se desarrolla bien con alta humedad ambiental y sustrato húmedo. Es ideal para colocar en macetas debajo de otras plantas de mayor altura. Algunas especies de Begonias se cultivan por su atractivo follaje más que por sus flores, para formar arreglos coloridos con varias plantas juntas.
Jasmín de Madagascar (Stephanotis floribunda): es una planta trepadora (enredadera), con flores blancas y perfumadas, dispuestas en ramilletes. Requiere una iluminación intensa, pero no soporta los rayos de sol intensos directos. Es exigente en humedad, por lo que hay que asperjar sus hojas frecuentemente con agua. Esta especie necesita un período de descanso anual en otoño e invierno para que la floración se produzca en abundancia. Durante este período la planta debe colocarse en un lugar fresco, aplicarle poco riego y nada de abono, de esta forma se evitara que florezca poco o nada.
Consejo: para lograr una terraza en la que las plantas se desarrollen como en su hábitat natural, observe por unos días cuáles son las áreas que reciben sol directo y durante qué horas del día lo reciben. Así mismo, después de colocar los muebles y accesorios observe las áreas soleadas y sombreadas, entonces será el momento de comprar las plantas más apropiadas para el ambiente obtenido.

ladoctoradelasplantas@hotmail.com

Significado de la orquídea ¿Qué es la vainilla?

Dicen por allí que las flores son sólo para las mujeres, sin embargo, día a día el gusto  y  admiración por las plantas y especialmente por las orquídeas se extiende más, al punto de que es común que los hombres las compren para ellos mismos y no siempre para regalar. Las orquídeas simbolizan belleza, crean ambiente propicio para el erotismo y favorecen las pasiones amorosas.

Detenerse a comprar o cuidar una orquídea demuestra sensibilidad. La compra se basa en numerosos factores. Muchos admiran aspectos de la planta misma, tales como el color, forma, tamaño u olor de la flor, las hojas y las raíces. Otros las compran por motivos asociados a los sentimientos, es decir, les recuerda a un ser querido: a su madre a su abuela que las cultivaba en el patio, y muchos debido a que las tuvieron en momentos especiales, tales como su boda, el bautizo de sus hijos, o en su graduación. En el caso de los más conocedores, las coleccionan en su jardín o en su sitio de trabajo.

Hoy en día contamos con la ventaja de poder mantener nuestras orquídeas en macetas en un área bien iluminada y cálida de la casa o el jardín. Por otra parte, pensar en una planta de orquídea con flores puede transportarnos hasta lo más alto de la rama de un árbol, donde rodeada de naturaleza en su ambiente natural, se nos hace difícil explicarnos cómo viviendo prácticamente del aire las orquídeas puede en un momento dado sorprendernos con una flores tan vistosas y en tanta cantidad. Además, esta familia de plantas es una de las más grandes del reino vegetal y está distribuida por todas las regiones del mundo, excepto en los desiertos. Esto nos indica que contrario a lo que comúnmente se cree, las orquídeas son plantas muy resistentes a condiciones estresantes tales como calor o frío excesivo no prolongado.

Por otra parte, mantener sus raíces sanas es una de las mejores formas de hacer que éstas florezcan. La ventaja es que siendo estas plantas generalmente epífitas, es decir que crecen sobre otras  plantas, podemos ver sus raíces. Las raíces, son una muestra del estado de salud de nuestras orquídeas, por lo que podríamos afirmar: “raíces sanas, orquídeas sanas” debido a las siguientes razones: 1) las raíces permiten que las orquídeas se anclen a la superficie donde crecen, 2) llevan agua hacia los bulbos o tallos, 3) permiten que las hojas permanezcan erectas sin resecarse, 4) con la absorción de agua, también se absorben los nutrientes. Las raíces sanas, tienen una coloración blanquecina en toda su extensión, con la punta verde. Son de consistencia dura y se observan pegadas al soporte o sustrato. Otras tienden a salir más arriba en el tallo y permanecer como colgando en el aire. No las elimine ya que ellas alimentan y mantienen sana a su planta.

Las raíces enfermas son las que cambian su coloración a parda o achocolatada, y su consistencia a blanda, pueden ser dañadas por hongos y bacterias que las infectan, por ataque de plagas como caracoles y cochinillas o podrirse por exceso de agua. Una vez que se dañan comienza el deterioro de la planta entera ya que la absorción de agua y nutrientes se  interrumpe, además la pudrición puede extenderse hacia otras partes de la planta.

Entre las orquídeas se encuentra la vainilla (Vanilla planifolia L.) es una planta primitiva que crece en forma natural en regiones subtropicales, se desarrolla mejor en climas cálidos, húmedos y de lluvias frecuentes. Esta especie, a diferencia de otras orquídeas es de hábito trepador, es decir que se enreda en los troncos de los árboles. De sus frutos que son unas largas vainas, se extrae la esencia que lleva su  nombre, conocida por su peculiar olor y su sabor exótico que también tiene uso medicinal y en la aromaterapia. Entre sus propiedades se pueden citar que es aromatizante, endulzante, antidepresiva y calmante. Está indicada para calmar la ansiedad, depresión y estrés.  El aroma de la vainilla nos transporta a los momentos dulces de la infancia, suaviza la atmósfera de tensión, relaja y sorprende agradablemente porque estimula sensaciones y emociones antiguas.

En conclusión, todos podemos tener una orquídea, ya sea en nuestra casa o en nuestro sitio de trabajo. Su belleza y colorido nos inspira; su hábito de vida es austero, lo cual nos da una lección de vida, se mantiene en el tiempo con muy pocos recursos por lo que nos apasiona, su  floración nos hace cuidarla y esperar el maravilloso momento con gran expectativa, su belleza es sin igual aunque su sencillez es mayor.

¿Cómo podar plantas de rosas? ¿Dónde ubicar las plantas de rosas?

Siendo uno de los más bellos regalos de la naturaleza, la rosa ha sido considerada como la reina de las flores. Mencionada por poetas de todos los tiempos, la rosa ha estado presente en la mitología y leyendas. Para los babilonios, sirios, egipcios, romanos y griegos la rosa simbolizó la belleza. En su esfuerzo por el cultivo de la rosa y el disfrute de su belleza, se han obtenido numerosos cultivares o variedades con flores de distintos colores y tamaños.


Cuando nos referimos a la planta de rosas completa la llamamos “rosal”, siendo “rosa”, la denominación para la flor sola. Los rosales son arbustos espinosos y floridos cultivados por su excepcional belleza, colorido y fragancia. También para la extracción de aceite esencial (perfumería y cosmética), usos medicinales (fitoterapia) y gastronómicos.


En climas cálidos, los rosales florecen continuamente durante todo el año. No obstante, la poda juega un papel importante en la acumulación y distribución de los recursos que permitan una floración frondosa y permanente. En general, los rosales se podan cuando terminan de brotar las hojas. Sin embargo, la poda varía dependiendo del tipo de rosal que se trate. A continuación indicaremos los procedimientos para algunos de ellos.


Rosales de mata y pie alto: se podan al comienzo de la primavera cuando inician los brotes. Requieren de una poda moderada de las ramas medias y corte a ras del suelo de las ramas viejas.




Rosales Trepadores: estas plantas se podan desde comienzos hasta mediados de otoño, eliminando todas las ramas que han florecido en verano. Se atan otras nuevas en su lugar. Para ello, se cortan al ras del suelo ramas que han florecido en verano y se atan en su lugar las nuevas. Al plantar se recortan a 60-90cm del suelo.


Rosales Sarmentosos: se podan al comienzo de la primavera. Se cortan las puntas marchitas, las hojas secas y las ramas que han florecido. Se dejan las ramas laterales con un largo de 10cm.


Rosales Arbustivos o híbridos de té: resultan más atractivos en el jardín si se les poda moderadamente. En ocasiones hay que eliminar las hojas muertas y las ramas espesas o cruzadas preferiblemente en primavera. No pode los rosales al plantarlos.


Rosales floribundas y miniaturas: a estos rosales les beneficia una poda mixta, es decir, se pinzan los brotes más recientes, se cortan moderadamente los de mediana edad y se cortan a ras del suelo una o dos de las ramas más viejas cuando alcanzan 4-5 años.


Rosales de enredadera: se podan al inicio de la primavera. Se cortan los ápices o puntas marchitas y las hojas muertas así como las ramas de flor, y las laterales que salen del tallo principal hasta dejarlas de 10cm de largo.


Independientemente de la moda y de la época, un rosal siempre da un toque especial y clásico al jardín. Los distintos tipos de rosales, puede ubicarse en el jardín de la siguiente forma: los rosales tipo floribundos y miniaturas son excelentes para bordear caminos. Estos últimos, quedan muy bien cultivados en contenedores que se pueden cambiar de lugar en terrazas y balcones. Los híbridos de té, se usan como centro ya que dan una nota de color en primavera. Los trepadores, son el marco ideal para una entrada o ventana, sobre pilares o armaduras de madera, crean volumen ya sea con un fin meramente decorativo o para dar privacidad a un determinado sector del jardín. Los arbustivos se usan como fondo en canteros con otras herbáceas y anuales. Los rosales trepadores y arbustivos, en especial los antiguos, son adecuados para decorar cercos y pueden cultivarse como elemento de interés en el jardín.



ladoctoradelasplantas@hotmail.com

Plantas para el baño, cocina, salón comedor y las habitaciones.


Qué bueno es tener cada cosa en su lugar, tanto en nuestra casa, como en nuestro sitio de trabajo y también en nuestras vidas. Esto por supuesto no es fácil de lograr, no obstante, en eso consiste la vida en evolucionar, crecer día a día y organizarnos. Así como para cada cosa hay un sitio donde mejor parece estar, para las plantas también lo hay. No obstante, casi siempre, lo que a nosotros nos parece el lugar perfecto para una planta, para ella, no lo es, ya que cada planta tiene unos requerimientos de luz, humedad, temperatura y nutrimentos propios de su especie. Así, lo que para nosotros es mucha luz, puede que para la planta no lo sea, ya que su forma de captar la luz es distinta a la nuestra.

De lo que sí podemos estar seguros es que un ambiente cambia totalmente a nuestra vista al enriquecerse con verde proveniente de plantas naturales. Al colocar plantas, se producen otros cambios como movimiento de energía, purificación de agentes contaminantes del aire y enriquecimiento con oxígeno. Éstos últimos, aunque no los vemos, benefician nuestra salud y nos proporcionan bienestar.

En tal sentido, a continuación les daré algunas recomendaciones que les permitirán colocar cada planta en un lugar de su casa que le resulte más apropiado para su crecimiento y desarrollo.

El baño: es un lugar ideal para colocar plantas ya que generalmente es un sitio caliente y húmedo. El requisito adicional es que tenga suficiente luz natural, aunque casi siempre los baños cuentan con buena luz artificial. Se puede colocar: Potos (Epipremmum aureum): esta planta requiere un lugar luminoso pero sin sol directo. Si tuviese poca luz, pierde el color amarillo del variegado de las hojas. De vez en cuando rocíe con agua su follaje. Es fácil de propagar o reproducir y puede colocarse también en contenedores de vidrio sólo con agua. Crotos o croto (Codiaeum variegatum): necesita iluminación intensa para mantener vivos los colores y mucha humedad. No tolera cambios bruscos de temperatura. Se puede rociar diariamente con agua, se puede mantener el substrato húmedo colocando la maceta sobre una capa de piedras gruesas cubiertas con agua.

La cocina: Violeta africana (Saintpaulia ionantha), Orquídeas (Phalaenopsis) ambas especies requieren riego abundante, al menos dos veces por semana. Son plantas ideales para un rincón o sitio bien iluminado, donde no le llegue el sol directo. Ideales para colocar en el marco de una ventana. La ventaja de estas plantas es que presentan flores vistosas, las violetas florecen casi todo el año y las Phalaenopsis al menos dos veces al año pero sus flores duran hasta 15 días, lo cual nos permite disfrutarlas. Albahaca (Ocimun basilicum): es apropiada para cultivar en macetas en cocinas que tienen la suerte de recibir de sol directo. Tiene la ventaja de sembrarse por semillas y germinar en corto tiempo. Proveen la belleza de su follaje, aroma y sus hojas son excelentes aromatizantes de salsas y ensaladas.

El salón o comedor: Alocasia, oreja de elefante (Alocasia macrorrhiza) es una planta de sombra o semisombra. Requiere temperaturas más bien cálidas con bastante humedad en el ambiente. Si la temperatura es alta, rocíe el follaje con agua. Es ideal para espacios amplios ya que sus hojas son bastante grandes. Tronco de Brasil (Dracaena fragans) requiere mucha luz y calor, pero no pleno sol ni mucho riego. Se debe mantener el sustrato ligeramente húmedo, sin que quede empapado. Las variedades de hojas completamente verdes siempre soportan mejor la sombra que las jaspeadas o variegadas. Cactus son ideales para las áreas calientes en las que entra el sol directamente. Existen numerosas especies con especiales atractivos. Son plantas suculentas que se caracterizan por ser capaces de acumular agua en sus tejidos, con el objeto de sobrevivir a largos periodos de sequía. Son plantas muy resistentes y recomendables para aquellos que quieren iniciarse en el mundo de la jardinería. Aunque necesitan unas cantidades mínimas de agua, hay que regarlas y abonarlas periódicamente. Requieren suelos más bien arenosos. El género Mammillaria comprende más de 350 especies y variedades reconocidas, están muy de moda en la decoración de interiores y pueden utilizarse solas o en grupos.

Las habitaciones: Sansevieria o espada de Bolívar, también conocida como lengua de suegra (Sansevieria trifasciata) es una de las especies más resistentes para interiores. Resulta perfecta para quien se inicia en el cultivo de las plantas y para quien dispone de poco tiempo para cuidarlas. Es resistente a condiciones adversas la cual es conferida en parte por la presencia de rizoma o tallo reservante subterráneo. Después de sembrada crece emitiendo brotes que terminarán por llenar la maceta. Requiere poco riego. Peperomia (Peperomia argyreia) No es una planta de interior que necesite mucha luz, por lo que se puede colocar en lugares alejados de las ventanas o fuentes de luz. Se desarrolla bien con poco riego y no requiere alta humedad ambiental. Es apropiada para colocar en macetas colgantes.
Consejo:
para lograr que las hojas se vean más saludables y prevenir que se llenen de polvo. Vierta unas gotas de glicerina en un paño y frota las hojas verdes de tus plantas de interior.